Cómo la filosofía se puede aplicar en la vida cotidiana

Fotografía Kim Myers Robertson
Fotografía Kim Myers Robertson

La Filosofía en la vida cotidiana es más común de lo que creemos

Así lo asegura Wolfram Eilenberger, filósofo alemán, apasionado en analizar la conexión de las ideas filosóficas con situaciones de la cultura, la política y el deporte.

En una entrevista con la BBC, Eilenberger habló sobre la interacción de la filosofía en nuestras vidas y de cómo hacernos más preguntas puede mejorar la realidad que vivimos y la de quienes nos rodean.

Fotografía del filósofo alemán Wolfram Eilenberger
La filosofía puede abrir nuevos horizontes. Gettry Images

¿Cómo aplicar ideas de la filosofía en la vida cotidiana?

Es importante reconocer que la filosofía se trata de la vida cotidiana. No es solo una rama del saber académica, es una manera de comprender nuestra existencia. Todas las personas de manera implícita tienen una filosofía.

No existe una manera de vivir como seres humanos sin tener una filosofía, la cual, encierra ideas muy generales acerca de quién soy, quiénes son las otras personas y cómo fueron las acciones en el pasado y cómo serán en el futuro.

Entonces, la idea de aplicar la filosofía en la vida diaria no es tan así, la filosofía ya está ahí, siempre ha estado con nosotros y solo se debe tener claro dónde está y cuándo sucede.

La frase: “Estoy seguro que todo estará bien” es un ejemplo muy claro.

¿Qué significa estar seguro? ¿Cómo saber que estás seguro? ¿Existen razones? ¿Cuáles instancias te hacen decir que todo estará bien? ¿Existe algún antecedente que funcione como guía histórica? Estas palabras tienen intrínseca una idea general de quién eres, en qué crees y de qué trata lo que dices.

Los héroes del libro “Tiempo de magos: El gran decenio de la filosofía 1919-1929”, cuatro filósofos atan al desarrollo de sus ideas filosóficas la conexión con la vida cotidiana, los problemas diarios, las dificultades económicas y las relaciones amorosas. Y por eso, fueron filósofos en el verdadero sentido, porque ellos no separaron la ciencia de su propia existencia.

¿Cómo la filosofía puede ayudarnos en la crisis?

Lamentablemente, los tiempos de crisis son buenos tiempos para la filosofía porque trata de los conceptos más básicos que conducen nuestras vidas. Cuando hay confusión, los conceptos básicos que creíamos verdaderos tambalean o se destruyen frente a nuestros ojos. Entonces es buen momento para la filosofía.

En un nivel histórico, desde los griegos con la democracia en Atenas y Sócrates, a la filosofía de habla germana, los principales cambios ocurrieron cuando la sociedad estuvo en crisis.

La filosofía puede ayudar en la crisis de distintas maneras. La filosofía clarifica conceptos: Qué significa la libertad, que es lo que está bien o mal, qué es el alma humana, qué es la justicia… esto fuerza al ser humano a tener pensamientos más claros para ejecutar acciones más claras. Esa, es una forma concreta en la que la filosofía puede ayudar.

Fotografía Kim Myers Robertson
Fotografía Kim Myers Robertson

La filosofía es hermosa, porque tiene la capacidad de que las personas describan el mundo que piensan y que ya conocen de una manera diferente. Las personas pueden tener perspectivas diferentes sobre una misma cosa. Entonces, las personas son libres porque tienen más opciones para lidiar con ciertos problemas.

La filosofía abre horizontes, vuelve a describir al mundo de cómo podría ser y de cómo es a través de utopías. Entonces, hay clarificación, se obtiene libertad a través de la descripción y se abren nuevos horizontes.

Según Eilenberger “El consumismo no puede satisfacer a los seres humanos” ¿Qué puede entonces?

La filosofía puede abrir nuevos horizontes. Foto: Jill Wellington, Pixabay (silueta de mujer mirando al cielo en un muelle)
La filosofía puede abrir nuevos horizontes. Foto: Jill Wellington, Pixabay

Eilenberger afirma que no cree que el consumismo haya cumplido la función de satisfacer a los seres humanos. Se sabe que la felicidad o bienestar no depende de las cosas que se pueden comprar o perder. No es algo que tenga que ver con el dinero.

Todo lo que da un verdadero valor a nuestra vida ciertamente no lo podemos sostener en la mano. No es algo que se pueda producir. Por ejemplo, enamorarse no es algo que se puede hacer, simplemente es algo que sucede. Sentirse “en casa” o “bien” no es algo que puedas hacer, es algo que te pasa.

Entonces, es incorrecto que las cosas que consumimos hacen que la vida sea mejor, algunas veces lo son en pequeñas proporciones, pero también somos los causantes de provocar nuestro bienestar.

La idea de que nosotros somos quienes hacemos de nuestra vida algo mejor a través de tomar decisiones conscientes es una perspectiva muy pobre de cómo estamos en el mundo.

¿Cualquier persona puede convertirse en filósofa? O ¿Somos filósofos en una cierta manera?

Foto de hombre sentado con el signo de pregunta en su cabeza, Foto: Gerd Altmann, Pixabay
Según Eilenberger, tienes que tomar tus propias preguntas seriamente. Foto: Gerd Altmann, Pixabay

Eilenberger responde que . Tú comienzas la filosofía con una duda. Generalmente es una duda presente todos los días. Cuando sostienes conversaciones con las personas que conoces de forma amplia, fluida y enriquecedora sobre cierto tema puede ser filosófica.

Cuando tomas las preguntas seriamente, la filosofía comienza.

Consejos de Wolfram Eilenberger

El primer consejo es no tener miedo a tomar los pensamientos seriamente.

El segundo consejo es no tomar a la filosofía como algo para aprender, sino como una forma de vivir. Y el tercero es cómo lo abordas.

Muchas personas desean saber de filosofía y compran un libro de Immanuel Kant y se frustran porque es difícil empezar por ahí. Y luego, van por el camino más corto y compran libros que explican la filosofía de Wittgenstein en 10 minutos…

Un buen comienzo son las biografías y las cartas de los grandes filósofos que brindan cierta visión de por qué esos pensamientos eran importantes para ellos, para el medioambiente, para el tiempo en el que vivieron.

Eilenberger piensa que existe cierta timidez en la filosofía. A las personas les da vergüenza decir que les interesa este tipo de cosas. No hay razón para tener timidez. Y nadie es tonto o superficial para la filosofía.

Las personas no se toman en serio así mismas, deben ser valientes con sus propias preguntas y serias en sus propios enfoques.

¿Quién es Wolfram Eilenberger?

Fotografía de Wolfram Eilenberger.
Getty Images

Es editor de la revista alemana Philosophie Magazin, es el autor de “Tiempo de magos; el gran decenio de la filosofía 1919-1929”, la historia de cómo cuatro "héroes" (como los llama Eilenberger) revolucionaron la filosofía y cambiaron la forma de entender el mundo

En el libro explora la vida y trabajo de los filósofos: Ludwig Wittgenstein, Walter Benjamin, Ernst Cassirer y Martin Heidegger.

Este post es tomado de una entrevista realizada por el medio BBC Mundo.

Subscribe

* indicates required

Powered by MailChimp