Verdadero significado de la frase Memento mori

Memento Mori tiene un significado sutil que merece tenerse en cuenta todos los días de nuestra vida. No es lo que parece, es profundo y nos prepara a la divinización del ser.

Pintura que tiene cadáveres en una guerra entre el ejército de la muerte y los humanos
El triunfo de la Muerte. 1562 - 1563. Óleo sobre tabla, 117 x 162 cm. BRUEGEL EL VIEJO, PIETER

Si solo te centras en buscar de forma superficial, te darás cuenta en Wikipedia que la frase simplemente significa “recuerda que morirás”. Sin embargo, no es así. Según el Dr. David Bentley, esta frase latina significa “recuerda morir”, una diferencia sutil frente a la anterior, pero significativa.

Un sirviente le susurraba al oído memento mori a un general victorioso en su procesión triunfal entrando a Roma. También, fue utilizado como meditación por los monjes benedictinos en sus celdas y por budistas sin hacer alocución a la frase exacta.

Se puede pensar que esta frase se entiende como recordar la muerte (recordar que uno va a morir), pues, el hecho de recordar nuestra muerte no parece necesario, teniendo en cuenta que sí o sí es un hecho que vamos a presenciar. Pero memento mori, no se concibe como un final absoluto, sino como un evento de máxima significación.

Entonces, se puede afirmar que la frase no solo hace referencia a recordar morir, sino a aprender a morir.

El triunfo de la Muerte. 1562 - 1563. Óleo sobre tabla, 117 x 162 cm. BRUEGEL EL VIEJO, PIETER

Recordar la muerte ya de entrada nos permite aceptarla de una forma más significativa. Memento mori se relaciona a la idea de que todo bajo el sol es vanidad (vanitas), una idea que se expresa en el Eclesiastés. Vanitas y memento mori son complementarios entre sí, es decir, recuerda que esta vida es vana y pasajera.

Esta frase, invita a meditar y pensar en la muerte como una posibilidad luminosa, de quién vive sin vanidad puede probar ser la libertad. Pero esto es más profundo cuando recordamos morir cada día.

Desapegarnos de lo mundano, el placer o dolor, desnudar nuestros hábitos, cambiar de piel como la serpiente; dejar atrás nuestros temores y ambiciones para pasear ligeros a través de nuestra existencia hasta que nos encuentre la muerte, es un objetivo que transporta el alma a lo divino.

Los egipcios creían que en el momento de la muerte el corazón se pesaba con la pluma de la diosa de la justicia (Maat). Si el corazón era más ligero o igual de ligero a la pluma, esto permitía que el alma disfrutara de vida después de la muerte.

Para Platón, la filosofía era fundamentalmente la preparación a la muerte; era una especie de educación para morir y para preparar el alma para la muerte. Memento mori en vida, separar el alma de la pesadez mundana, es un primer paso para recordar en la muerte la eternidad de las formas divinas que el alma contempla originalmente.

Recordar la muerte en vida, nos facilita la capacidad de desprendernos del mundo para cuando llegue el fin de nuestra existencia en este mundo.

Para el cristianismo también tiene un mensaje profundo, la muerte, el sacrificio de Dios, permite, según el dogma, la divinización del hombre. La muerte es regeneración.

La muerte es lo más precioso que se le ha dado el hombre. Por esa razón hacer un mal uso de la misma constituye una impiedad suprema...Tras la muerte, el amor. Simone Weil.

Carpe diem y memento mori

Ambas frases parecen tener cierta relación. Carpe diem, nos recuerda siempre aprovechar el día sin pensar en el mañana.

Este poema de Horacio propone a la muerte como un tema central. Después del primer verso, el poeta sostiene que es inútil saber qué ocurrirá después de la muerte y aparece en este poema como respuesta al miedo a la muerte.

Origen y significado de la frase Carpe diem
Conoce cómo a partir de Horacio la frase Carpe diem ha sido una fuente de inspiración para otros poetas, la literatura y el Cine.

Subscribe

* indicates required

Powered by MailChimp