El grito (Skrik) de Edvard Munch

El grito más famoso de la historia del arte, es una pintura de Edvard Munch que representa un momento de profunda angustia y desesperación existencial.

Imagen de portada con un fragmento del cuadro "El Grito" de Edvard Munch

El título original de esta obra es Skrik y está en la Galería Nacional de Oslo, Oslo Noruega. Es un cuadro pintado con técnicas óleo, pastel y temple; tiene unas dimensiones de 91 cm x 74 cm. Esta obra hace parte del movimiento artístico denominado Expresionismo.

Obra "El Grito" (Skrik) de Edvard Munch
Obra "El Grito" (Skrik) de Edvard Munch

Todo el mundo amante del arte y la cultura conoce este cuadro. Sobre este abundan libros, tesis y millones de publicaciones en Internet. Esta pintura tiene un mensaje muy potente: la descripción del humano moderno en su momento de profunda angustia y desesperación existencial.

El grito, es un mensaje universal comprendido a través de sexos, razas y nacionalidades. Por esto, este cuadro es considerado una de las pinturas más importantes de la historia del arte.

Edvard Munch se inspiró en su propia vida para pintar este cuadro. Una vida atormentada: su madre muerta, sus hermanas enfermas, los problemas con su padre, el alcohol, las armas y sus trastornos mentales de depresión y bipolaridad, llevaron a este artista a crear esta obra cargada de angustia y desesperación.

Munch cuenta en su propio diario de dónde surgió la idea

Paseaba por un sendero con dos amigos – el sol se puso – de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio – sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad – mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza.

Estas líneas en su diario quedaron plasmadas en esta pintura. En principio, iba a ser la figura de un hombre trajeado, sin embargo, quedó sorprendido con una momia peruana de rasgos andróginos que observó tras una visita en París. Entonces, decidió cambiar al protagonista y así exacerbar mucho más su mensaje existencialista.

Momia peruana expuesta en el Musée de l’Homme (París)
Momia peruana, hoy en el Musée de l’Homme (París)

Por otra parte, El grito también está influenciado por la obra de Van Gogh que Edvard Munch vio en París. Al observar el trabajo del artista holandés, Munch supo al fin cómo plasmar emociones profundas en sus obras.

El grito no es la obra más bonita, pero fue exitosa en sus críticas. Las personas acudían en masa a observar la obra y hubo mucha controversia en torno a ella. Incluso, se les recomendó a las mujeres embarazadas no ver la pintura.

Finalmente, El grito se convirtió en uno de los cuadros más importantes y famosos de finales del siglo XIX. Al día de hoy, se considera una especie de Mona Lisa moderna.

Subscribe

* indicates required

Powered by MailChimp