Complejo de Edipo: el concepto más polémico de la teoría de Freud

En este artículo te explicamos el Complejo de Edipo, una teoría que explica por qué un niño desarrolla deseo sexual hacia su madre y odio hacia su padre.

Complejo de Edipo: el concepto más polémico de la teoría de Freud
Foto: Pexels.com

Quizá pueda parecerte irracional este comportamiento de un niño en sus primeros años de edad, sin embargo, tiene una explicación un tanto polémica por parte del psicoanalista Sigmund Freud que al día de hoy todavía es tema de discusión.

El Complejo de Edipo es un término propuesto por Sigmund Freud en 1899 en su libro Interpretación de los sueños, en el que según su teoría sobre los Estadios del Desarrollo Psicosexual, afirma que un niño puede percibir que su padre es un competidor directo por el cariño y el amor de su madre y por eso, desarrolla un deseo sexual hacia su madre y de odio hacia su padre.

Freud comenzó formalmente a utilizar esta teoría en 1910, tras inspirarse en Edipo, un personaje de la mitología griega que asesinó a su padre de forma accidental.

El concepto del Complejo de Edipo hace referencia únicamente a los niños, porque para las niñas se denomina el Complejo de Electra.

Teoría Psicosexual de Sigmund Freud

En su época, Freud observó que existía una fuerte represión de los deseos sexuales en la sociedad. Y entendió, que esta represión desencadenaba en las personas una neurosis que le permitió descubrir la naturaleza y la variedad de la enfermedad tras conocer la historia sexual de sus pacientes.

El psicoanalista austriaco, concluyó que los niños nacen con un deseo sexual que deben satisfacer, y que ellos buscan obtener placer a través de diferentes objetos. Esto es lo que hizo más polémico a su teoría acerca del desarrollo psicosexual de las personas.

Etapa fálica y Complejo de Edipo

Freud, afirma que existen varias etapas durante el desarrollo psicosexual del niño y que este complejo ocurre durante la etapa fálica: el momento más importante sobre el desarrollo de la identidad sexual.

Esta etapa ocurre desde los tres hasta los seis años de edad. Es el momento en el que surge un interés por las diferencias sexuales y los genitales, y donde los relaciona también como objetos de placer. Por lo tanto, es importante no reprimir este deseo y hacerle un correcto manejo para que el niño no sienta obstruido su capacidad de investigar, conocer y aprender.

El psicoanalista dice que los niños experimentan deseo sexual hacia su madre y ven a su padre como un rival. Más tarde, el niño logra identificarse con su padre y reprimen sus sentimientos hacia su madre para dejar atrás el Complejo de Edipo. Al finalizar esta etapa, alcanza su madurez de la identidad sexual.

Etapa final del Complejo de Edipo

El niño debe identificarse con el mismo sexo de su progenitor para el correcto desarrollo de una adultez con una identidad sana. Freud dice, que  mientras eso ocurre el ELLO quiere eliminar al padre, el EGO sabe que su padre es más fuerte y que por eso el niño desarrolla una ansiedad a la castración.

En la medida que el niño descubre y conoce las diferencias sexuales entre hombres y mujeres hace su camino hacia una identidad sexual sana.

Conclusión del Complejo de Edipo

Este complejo forma parte de una idea totalmente desfasada y rechazada ampliamente por la comunidad psicológica contemporánea; Esto indica que ni padre o madre deben angustiarse por desarrollar malos vínculos con sus hijos a causa de una mala gestión del complejo que, en realidad, solo existe en la teoría de Jung.

Las teorías de Freud utilizan un pensamiento blando, basado en metáforas para entender el comportamiento humano. Sin embargo, esto sirvió para que filósofos de la ciencia como Karl Popper, rechazaran este tipo de planteamientos por ser demasiados interpretables y ambiguos con poca utilidad para analizar casos concretos.

Muchas son las críticas que ha recibido Freud por esta teoría, incluso entre personas destacadas en el psicoanálisis.