14 Leyendas mexicanas tradicionales

Cuando salimos de viaje, solemos sentir curiosidad acerca de todas esas historias que dan vida y tradición a todos los lugares que recorremos. En México, hay un gran repertorio de leyendas de personas y lugares misteriosos que enriquecen la experiencia de nuestra visita.

A continuación, compartimos 14 leyendas cortas mexicanas para que conozcas más sobre el folclor mexicano y enriquezcas tu experiencia de viaje.

Leyendas mexicanas

1. Sac Nicté

Esta es una leyenda maya sobre el amor que surge de la legendaria alianza entre los estados mayas de Uxmal, Chichén-Itzá y Mayapán.

El poeta e historiador mexicano Antonio Mediz Bolio difundió esta leyenda en su libro La Tierra del Fai Dice la leyenda qeu Sac-Nicté era una antigua princesa cuando Mayapán, Uxmal y Chichén Itzá conviven como las grandes urbes de la cultura maya. Era una época en la que sus reyes habían hecho un pacto de paz y no existían los ejércitos. Cuando Canek tuvo 3 veces 7 años se convirtió en rey de Chichén Itzá y vió por primera vez a la princesa Sac Nicté teniendo ella apenas 3 veces 5 años. Desde ese momento, ambos supieron que sus vidas estarían destinadas a estar juntos por la eternidad. En cambio, Sac-Nicté había sido destinada por su padre, rey de Mayapán, para ser esposa de Ulil, un sub heredero del reino de Uxmal.

Faltando solo 37 días para la boda, un mensajero de Mayapán citó al príncipe Canek para invitarlo a la boda, a lo que respondió que no faltaría. Esa misma noche un enano viejo visitó a Canek y le susurró: “la flor blanca te espera entre las hojas verdes”, ¿vas a dejar que otro la arranque? Justo después, el enano desapareció.

En Uxmal todo se preparaba para la boda, la ciudad entera había sido decorada para la gran ocasión. Justo cuando Sac-Nicté estaba a punto de contraer matrimonio, Canek apareció con sus guerreros y se llevó a la princesa frente a la mirada de todos, dejando al príncipe Ulil plantado.

Este hecho terminó con la paz y Uxmal y Mayapán se unieron en guerra en contra de Chichén Itzá. Antes de que la guerra estallara, los habitantes del Chichén Itzá partieron una noche con la luz de la luna para salvar su ciudad. Cuando llegaron los enemigos de Uxmal y Mayapán se encontraron la ciudad de Chichén Itzá vacía, la cual decidieron incendiar. Desde entonces la ciudad quedó abandonada hasta nuestros días.sán y del Venado con el nombre de Chichén-Itzá y la princesa Sac Nicté.


2. El autobús fantasma

Basada en una historia real ocurrida en la ciudad de Toluca durante los años ochenta. La leyenda es sobre un autobús que nunca llegó a su destino tras ir por una carretera en la noche. Este misterioso suceso ha dado pie a diferentes versiones sobre lo ocurrido hasta el día de hoy.

Cuenta la leyenda que, en una vieja y peligrosa carretera que unía Toluca con Ixtapan de la Sal, un autobús circulaba de madrugada de Ixtapan de la Sal hacia Toluca.

Todo iba bien hasta que comenzó a llover, momento en que el autobús tenía que tomar curvas muy peligrosas y pasar por un puente en el que solo cabe un vehículo.

De repente, los viajeros se asustaron al ver que el autobús había tomado más velocidad. El conductor se percató de que los frenos estaban fallando. Pronto, en una de las curvas, el autobús se precipitó al vacío dejando víctimas y sin sobrevivientes. El autobús número 40 se incendió y jamás llegó a su destino.

Dice la leyenda que desde entonces, si transitas por esa carretera durante la madrugada e intentas subirte a un autobús, posiblemente sea el número 40. Si subes al autobús, no deberás hablar en ningún momento. Antes de bajar, jamás deberás mirar hacia atrás en el autobús. Si lo haces no sobrevivirás.


3. Camécuaro, el lago de lágrimas

En el Parque Nacional de Camécuaro, Michoacán, existe un lago el cual, es el protagonista principal de esta leyenda. Es originaria de la cultura purépecha, quienes consideraban a los lagos como elementos sagrados de la naturaleza. En esta leyenda, se relata el origen de este precioso lago.

Dice una antigua leyenda que Huanita, princesa purépecha, se enamoró de Tangáxhuan, sobrino del fundador del Imperio Purépecha. Un día, Candó, un sacerdote, la secuestró y la recluyó en una yácata. Se dice que la princesa lloró tanto que sus lágrimas formaron un lago. De ahí que Cameruco signifique “lugar de la amargura oculta”.

Pronto Tangáxhuan, al enterarse de la noticia, fue al lugar donde estaba Huanita. Cuando vió a Candó le lanzó una flecha con su arco. La flecha se clavó en un sabino, el cual se partió y de allí se formó un manantial de agua verde.

Cuentan que las personas que se introducen en el lago de Camécuaro ven aparecer en sus aguas la figura de una mujer que intenta que se queden con ella para siempre.


4. Popchón y Xulubchon

Esta historia es originaria del pueblo Tzotzil, que habita en Chiapas, y trata de dar explicación a la causa de la lluvia en el planeta.

Cuenta la leyenda que, hace muchos años, los antiguos tzotziles predominaban en la región central y centro norte de Chiapas. Allí vivían felices, ya que tenían los suficientes recursos hídricos para nutrirse, bañarse y cultivar productos como el maíz y el frijol. También saciar la sed de sus animales.

En cambio, no siempre había reinado la prosperidad allí, dice la leyenda que existió una enorme serpiente acuática: Popchón. Este reptil tapó con su gran cabeza el cauce del río Grijalva, en el Cañon del Sumidero, esto provocó una creciente que inundó poblaciones cercanas.

Ante esta situación los vayijeltik , espíritus animales protectores de los tzotziles, unieron fuerzas para derrotar a Popchón, pero no pudieron. Después, recurrieron a la X´ob, alma del maíz, quien sí pudo acabar con la serpiente. Esto hizo que el agua del río siguiera su curso.

En este lugar, se dice, también había otra serpiente enemiga Xulubchón, quien se encargó de dividir montañas y cerros para que pasaran los arroyos. Xulubchón alteraba el cauce de ríos e invocaba tormentas para limpiar las aguas de los afluentes. Aunque, esta serpiente no tuvo un mal final ya que, según la leyenda, era la encargada de traer la lluvia al planeta.

5. La dama enlutada

Esta leyenda es de principios del siglo XIX y hace parte del folclor de la ciudad de Guadalajara, la capital de Jalisco.

Se cree que esta historia fue transmitida por los serenos, unas personas que vigilaban las calles durante las noches mientras el resto de personas de la ciudad descansaban en sus hogares.

Cuenta esta leyenda que, al casi caer la medianoche, algunas personas fueron testigo de cómo un espectro femenino salió de la Catedral y puso rumbo hacia el norte de la ciudad. La mujer vestía de negro y, cuando llegó frente al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, atravesaba la calle y después desaparecía.

Esa noche, la enlutada cosechó varias muertes. Aquellos que la persiguieron fueron sus víctimas cuando escuchaban su tenebroso grito.


6. La leyenda de los volcanes

Esta leyenda está relacionada con la historia de origen de los volcanes: Popocatépetl e Iztaccíhuatl, también conocidos como “El popo” y “La mujer dormida”.

Según esta leyenda maya el amor y la desgracia de los enamorados son la causa del surgimiento de los volcanes. Esta historia, ha servido de inspiración a creaciones como El idilio de los volcanes, del poeta peruano José Santos Chocano.

Dice una antigua leyenda que los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl, de los más altos de México, representan a una doncella y un joven guerrero Tlaxcaltecas. Iztaccíhuatl era la princesa más bella y se enamoró del guerrero Popocatépetl, uno de los más valientes de su pueblo.

Antes de partir a la guerra en la que los Tlaxcaltecas se encontraban inmersos frente a los aztecas, el joven guerrero pidió la mano de la doncella Iztaccíhuatl. El cacique le concedió su deseo, a cambio de que volviera sano y salvo del conflicto.

Mientras Iztaccihuatl esperaba el regreso de su amado, un rival de Popocatépetl engañó a la joven y le dijo que el muchacho había fallecido en la guerra. Entonces, la princesa murió de tristeza en poco tiempo.

Cuando Popocatépetl regresó victoriosos del combate, recibió la mala noticia. Durante días y noches el joven vagó por la ciudad pensando cómo podía honrar el gran amor que se habían tenido. Así fue como ordenó construir una gran tumba bajo el sol amontonando 10 cerros para levantar una enorme montaña.

Entonces, tomó el cuerpo de la princesa y la recostó en la cima de la montaña. Allí, la besó por última vez para después, con una antorcha humeante en la mano, arrodillarse a velar por su sueño eternamente.

Desde entonces permanecen juntos uno frente a otro y, con el tiempo, la nieve cubrió sus cuerpos convirtiéndolos en dos enormes volcanes.


7. La isla de las muñecas

Esta leyenda es reciente, data de los años 50 del siglo XX y trata de un sitio tan aterrador como misterioso que impresiona a sus visitantes por la gran cantidad de muñecas que existen de todo tipo en el lugar.

Dice la leyenda que, allá por los años 50, un hombre llamado Julián Santana decidió recolectar todas las muñecas que aparecían en la zona del canal, después de que una joven muriera allí ahogada.

El hombre decía que había oído los lamentos de la muchacha y, desde entonces, decidió colocar allí las muñecas o partes de ellas que iba encontrando como supuesto símbolo de paz y protección, a fin de espantar a los espíritus malignos.


8. El callejón del beso

En Guanajuato existe un callejón al que todas las parejas que visitan el país desean acudir. Quienes van a ese lugar, tienen la intención de asegurar la felicidad de su amor unos años más, pues dice la leyenda, que ahí surgió un amor imposible marcado por la muerte que los separó.

Este lugar se ha convertido en todo un símbolo de amor.

Cuenta la leyenda que Carmen era una joven hermosa y cariñosa que vivía con su intransigente padre. Carlos era un apuesto galán humilde dedicado a cumplir con su trabajo.

Un día, por casualidad, Carmen y Carlos se conocieron y entre ellos surgió un lazo indestructible. Desde entonces, el joven se situaba bajo el balcón de la casa de Ana, quien le respondía siempre con una sonrisa. Así pasaron semanas hasta que, más tarde, iniciaron una conversación.

Pasó el tiempo y los jóvenes planeaban un futuro juntos. Cuando menos lo esperaban, el padre de la joven se enteró de sus encuentros. Entonces, amenazó a su hija con recluirse en un convento. A pesar de esto, Carmen y Carlos decidieron continuar con la relación en secreto.

Carlos alquiló una habitación situada frente a la casa de su amada, donde podría hablar con ella de balcón a balcón. Un día, el padre de la joven les pilló besándose desde el balcón y, lleno de furia, clavó una daga a su hija y le quitó la vida. Desde entonces se conoce este lugar como Callejón del Beso.


9. La china Hilaria

Esta leyenda surgió en Aguascalientes, en el barrio del Encino. Trata sobre una historia de obsesión de la que surge una expresión muy utilizado en el lenguaje coloquial mexicano.

Cuenta la leyenda que, en la calle de la Alegría, hace muchos años vivió Hilaria Macías, conocida por todos como china Hilaria, ya que tenía el cabello muy rizado y hermoso.

Con el tiempo un hombre poco recomendable, conocido como el Chamuco, se enamoró de Hilaria. Esta no quiso corresponderle ya que sentía cierto rechazo, no solo a su aspecto, sino también a su personalidad. El cambio, el Chamuco insistía, primero con modestia, después con palabras soeces.

Hilaria comenzó a sentir miedo y decidió visitar al cura para que hablara con Chamuco. El padrecito le dijo al hombre que pidiera a Hilaria uno de sus rizos afirmando: “Si consigues alisarlo, en unos 15 días, te corresponderá”.

Chamuco siguió las recomendaciones del cura y, pasadas dos semanas, harto de querer enderezar el rizo, acudió a la magia negra. Asistió a un brujo que invocó al Diablo. Este le pidió su alma como recompensa y el Chamuco aceptó. Tras días y días de trabajo no pudo hacer nada.

Chamuco reclamó al diablo su falta de seriedad y este, enojado, se fue. Desde entonces, Chamuco quedo loco andando por las calles del encino atormentado. Cada vez que alguien le preguntaba cómo estaba, solo respondía: “De la china Hilaria”.


10. La novia del mar

Esta historia es de esperanza y anhelo de un amor perdido. Esta leyenda se origina en Campeche, península de Yucatán. En esta ciudad, existe la escultura de una mujer que espera en el Malecón y es la figura principal de esta leyenda.

Dice la leyenda que hace muchos años vivía en la ciudad de Campeche una hermosa mujer que solía pasear por la costa para ver las enormes embarcaciones que llegaban al puerto.

Una tarde, durante sus paseos, la joven quedó asombrada de un marinero y se enamoró perdidamente de él. Pronto, los encuentros eran frecuentes y se volvieron inseparables. Dicen que el mar sintió celos al ver que la joven ya no visitaba cada día la costa, ni tocaba el agua con sus dedos. Entonces, un día que el marinero zarpó, el mar transformó sus celos en ira y decidió separarlos para siempre. Su furia creó una enorme tormenta que hundió el barco donde viajaba el marinero. El joven nunca más regresó.

Desde aquel momento la mujer espera cada tarde en la playa. Siempre se verá en el malecón de Campeche, mirando hacia el mar.


11. La llorona

Esta leyenda es de origen prehispánico y es de las más conocidas en Latinoamérica. Se desconoce su origen, pero este personaje es un ícono de la identidad cultural hispanoamericana.

Esta corta leyenda tiene variaciones según la región, pero la intención es la misma: que los niños y niñas obedezcan a sus padres.

Dice la leyenda que hace muchos años aparecía en Xochimilco la figura de una mujer vestida de blanco, la cual cruzaba las calles de la ciudad mientras lamentaba: ¡Ay, mis hijos!

Los habitantes de la ciudad decían que se trataba de una pobre mujer que había sufrido por un hombre que la había abandonado. Entonces decidió ahogar a sus hijos en un río y, arrepentida, intentó quitarse ella la vida. Pronto fue apodada como la Llorona.

Dicen que, a día de hoy, el espectro sigue apareciendo por las noches y recorre la ciudad con su vestimenta blanca. Aún hoy se puede oír su desgarrador lamento.


12. Leyenda de la casa de las brujas

Esta leyenda es de interés para todas aquellas personas interesadas en eventos paranormales. Esta leyenda, surge de una vivienda ubicada en la ciudad de Guanauato. Actualmente, la construcción hace parte de un hotel, pero se dice, que en el lugar ocurren ruidos en las noches.

Cuenta la leyenda que el dueño de esta casa ubicada en Guanajuato vivía allí con su pequeña hija Susan cuando lo mandaron a la cárcel por cometer un delito.

Así, la niña quedó con sus tías, las cuales no la trataron nada bien. Las mujeres la encerraron en un sótano y no le proporcionaban alimentos. Días después, los vecinos aseguraban escuchar lamentos cuando fue hallado el cuerpo sin vida de la joven.

Se dice que en las noches de luna llena la casa se vuelve terrorífica, quienes transitan por ahí aseguran ver a una joven asomándose por una de las ventanas.

13. Leyenda de la flor de cempasúchil

La flor cempasúchil es una ofrenda fundamental durante el Día de Muertos. Según la leyenda, el olor de los pétalos da el camino que deberán recorrer las almas de los difuntos para llegar a su ofrenda en el mundo de los vivos.

Esta leyenda es amorosa y explica el origen de esta flor tan especial para el pueblo mexicano.

Dice la leyenda que hace mucho tiempo existieron una niña llamada Xóchitl y un niño llamado Huitzilin.

Ambos crecieron juntos y pasaron mucho tiempo unidos durante la infancia, incluso, iniciaron una historia de amor durante la juventud. Un día, decidieron subir a lo alto de una colina, allí donde el sol deslumbraba con fuerza, pues sabían que allí moraba el Dios del Sol. Su intención era pedirle a Tonatiuh que les diera la bendición para poder seguir unidos. El Dios sol acepto y bendijo su amor.

Pronto, la tragedia llegó a ellos cuando Huitzilin fue enviado a participar en una batalla para defender a su pueblo y tuvo que separarse de Xóchitl.

Pasó un tiempo y Xóchitl se enteró de que su amado había fallecido en el conflicto. La muchacha sintió tanto dolor que le pidió a Tonatiuh unirse con su amado en la eternidad. El Dios del Sol, al ver a la joven tan apenada, decidió convertirla en una hermosa flor. Así que lanzó un rayo dorado sobre ella, entonces, creció en la tierra un botón que permaneció cerrado durante mucho tiempo.

Un día, apareció un colibrí atraído por el aroma de la flor y se posó sobre sus hojas. Fue entonces que la flor se abrió y mostró su color amarillo, como el mismo sol. La flor había reconocido a su amado Huitzilin, el cual ahora tenía forma de colibrí.

Cuenta la leyenda que mientras exista la flor de cempasúchil y haya colibríes, el amor de Xóchitl y Huitzilin vivirá por siempre.


14. El árbol del amor

Esta leyenda surge en la ciudad de Zacatecas y data de los años de ocupación francesa y la Guerra de Reforma.

Cuenta la leyenda que entorno a 1860 vivía una joven llamada Oralia en una casa señorial. Era una joven que contagiaba a todos su alegría de vivir. Juan era un humilde joven que se había enamorado en silencio de Oralia y soñaba con mejorar su situación laboral, pues sentía que su condición lo alejaba de la muchacha.

Por las tardes, cuando Juan salía de la mina se convertía en aguador, e iba a toda prisa para entregarle el agua a Oralia. Con ella, la joven regaba las plantas de su jardín, especialmente un árbol al que cuidaba con esmero.

Pronto, la muchacha también empezó a enamorarse de Juan. En cambio, había otro joven interesado en Oralia, Philippe Rondé.

Con el paso del tiempo Oralia se sentía confundida, ya que no podía decidirse por ninguno de los dos. Entonces, debía tomar una decisión.

La muchacha se sintió tan triste que rompió a llorar y se dirigió a su jardín. Allí un árbol que había sembrado hace años y que Juan había regado ya estaba muy grande. Oralia se sentó bajo su sombra y siguió llorando. Sus lágrimas regaban la tierra.

Pronto, las ramas del árbol se posaron en el regazo de la joven y empezaron a caer gotas de agua. Eran las lágrimas del árbol, que pronto se convirtieron en flores blancas. Entonces Oralia se decidió: debía quedarse con Juan.

Al día siguiente, Philippe Rondé le dijo a Oralia que debía volver a su país. La muchacha se sintió aliviada. Esa misma tarde, la muchacha fue a buscar a Juan a quién abrazó y besó.

Desde entonces, todos los enamorados zacatecanos querían sellar su afecto bajo aquel árbol que, con el paso del tiempo, fue talado.


Referencias bibliográficas

  • CONAGUA. (2017, 29 marzo). Camécuaro, el lago de lágrimas
  • CONAGUA. (2018, 27 julio). Popchón y Xulubchón, los monstruos de los ríos
  • Creativa Pages (Ed.). (2015). Gran Libro de Leyendas de México: Más de 200 Leyendas y Relatos Sobrenaturales de Todos los Estados
  • González, A. (2006). Leyendas del agua en México
  • SIAP. (2020, 2 noviembre). El día de muertos y la leyenda de la flor de cempasúchil
  • Suárez, B. R. R. (2015). Leyendas de todo México
  • Universus (Ed.). (2013). Leyendas Mexicanas para Disfrutar en Familia