Origen y significado de la ley del Talión: “ojo por ojo, diente por diente”

La ley del Talión fue promulgada hace muchos siglos atrás y consiste en que el castigo es la forma idónea para hacer justicia. Conoce su origen y significado.

Origen y significado de la ley del Talión: “ojo por ojo, diente por diente”
Perseo con la cabeza de Medusa. Benvenuto Cellini Italia, 1554. 

La idea de un castigo que ocasione un daño similar al provocado en una ofensa o un delito era y es actualmente, valorada por muchas personas de la sociedad.

Significado de la ley del Talión o de “Ojo por ojo y diente por diente”

Se refiere a un principio de justicia que busca compensar un daño hecho castigándolo de la misma manera. Es decir, quien quita la vida debe ser condenado a muerte.
Un mazo de justicia color café oscuro.
Ph. Pexel

Origen de la ley del Talión

Conocida popularmente como: “ojo por ojo y diente por diente”, la ley del Talión fue expresada inicialmente del Código Hammurabi, un texto elaborado por el rey de Babilonia que tenía el mismo nombre hace unos 16 siglos antes de nuestra era. También se expresó en el antiguo testamento de la Biblia, más concretamente en la ley mosaica, Éxodo 21:23-25, Levítico 24:18-20 y en Deuteronomio 19:21.

Según la leyenda, se dice que Hammurabi recibió el código de manos de dios Shamash personalmente. Este texto con 282 normas se conserva en el Museo de Louvre. Su precio es incalculable.

Este principio seguiría vigente para el judaísmo hasta la época talmúdica, momento en el que los rabinos determinaron que esta pena se transformaría en un resarcimiento económico.

El término “Talión” se deriva de la palabra talloso tale, cuyo significado es “idéntico” o “semejante”.

Entonces según el significado de la palabra, se puede concluir con que no se trata de condenar de forma equivalente sino de forma idéntica.

Históricamente fue el primer intento de la sociedad para establecer una proporcionalidad entre el daño recibido y el daño producido en el castigo, convirtiéndose en el primer límite a la venganza.

El código de Hammurabi (1760 a. C.) es un escrito que describe el principio de reciprocidad exacta. Por ejemplo:

La ley 229 establecía que, si alguien hacía una casa y esta casa se derrumbaba matando al hijo del dueño de esa casa, se castigaría matando también al hijo de quién construyó el inmueble.
Otro conjunto de penas consistía en mutilar partes del cuerpo en proporción al daño causado. Por ejemplo, en la ley 195 se decía que si un hijo golpeaba a su padre, se le cortarían las manos; la ley 197 establecía que si alguien quebraba un hueso a un hombre, se le quebraría el mismo hueso al agresor.
Algunas penas menores consistían en compensar con dinero, trigo, vino y entre otros artículos.
una escultura gris con un hombre sosteniendo la cabeza de Medusa. La ley del Tarión, ojo por ojo, diente por diente.
Perseo con la cabeza de Medusa. Benvenuto Cellini Italia, 1554.

Estado actual de la ley del Talión

En un principio, la ley del Talión parecía claro pero con el pasar del tiempo, se dieron cuenta que existían conductas las cuales, no se podría aplicar dicha ley. Por ejemplo, si alguien robaba, no era posible robarle a él para cumplir con la compensación.

De este modo surgieron las compensaciones indirectas. Es decir medios para que la persona afectada se sintiera compensada de alguna manera. Entonces, a quién robaba se le cortaban las manos o quién mentía se le cortaba la lengua.

La equidad que supuestamente pretendía generar esta ley no era clara. Por regla general, las penas eran mucho más duras para las mujeres y esclavos. A pesar de que esta pregonaba la igualdad, la sociedad donde se aplicaba era inequitativa.

Como fuere, esta ley determinó el principio básico de la llamada “justicia retributiva”. Un término que se ancló en las sociedades modernas y se basa en la idea de que ante una falta o delito, este se debe compensar de forma proporcional, sin importar si esto ocasiona beneficios objetivos para la persona afectada.

Entonces una venganza de muerte no devuelve la vida al muerto y tampoco repararía la pérdida para sus deudos. Aunque muchas sociedades optan que es suficiente con satisfacer ese deseo de venganza.

Entonces, con ello se busca un beneficio colectivo futuro buscando persuadir a las personas para que cumplan las normas y no sean objeto de castigos preceptuados. Sin embargo, está probado que, en países donde existe la pena de muerte, no se reduce el número de homicidios.

En la actualidad existen ordenamientos jurídicos que se basan en esta ley, Esto se puede observar muy comúnmente en los países musulmanes.