Dime de qué presumes y te diré de qué careces

Dime de qué presumes y te diré de qué careces es una frase con un significado psicológico, en esta artículo la analizamos y explicamos.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces
Imagen tomada de Internet.

La frase “Dime de qué presumes y te diré de qué careces” es utilizado cuando las personas se atribuyen una virtud, pero también da señales que contradicen eso mismo que afirman. En este caso, la afirmación es un rasgo o atributo que la persona adjudica para sí misma.

No siempre las personas cuando hablan de lo que son o hacen son portadoras de la lógica que encierra esta frase. La carencia, se delata cuando hay un valor agregado en la actitud, se enfatiza demasiado en ello o lo hace con mucha frecuencia. Es decir, existe una exageración notoria.

Foto en blanco y negro de una mujer tapándose la cara con un dibujo de una muñeca. Dime de qué presumes y te diré de qué careces
Imagen tomada de theodysseyonline.com
Todo hombre tiene tres variedades de carácter: el que realmente tiene; el que aparenta, y el que cree tener. Alphonse Karr.

Normalmente, las personas que están sumergidas en esta lógica no son conscientes de ello. La persona cree realmente que posee de forma genuina ciertas ideas o valores cuando se utiliza a sí misma como modelo. Todo el tiempo intentan probar con acciones y argumentos lo que pregonan.

Se presume en exceso eso que quieres ser, pero no eres

Las personas que predican pero no aplican están atrapadas en el marco de un mecanismo de defensa. Este mecanismo, se conoce como “formación reactiva” que consiste en poner en práctica un comportamiento para evadir un deseo reprimido.

Ejemplos de “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”

Este puede ser un patrón de conducta que se instala en la estructura de la personalidad. Es decir, se trata de una “personalidad falsa” que busca a través de sus acciones mantener una máscara. Son esas personas a las cuales se les dice “Presumes de lo que no eres”

  • Las personas que desean comer hasta no poder más, pero piensan que es una actitud reprochable porque temen engordar. Entonces, hablan de dietas con sus familiares y amigos.
  • Las personas con deseos sexuales muy intensos, pero los consideran inapropiados y promueven la castidad.
  • Las personas que condenan la corrupción, pero realizan algunas acciones contrarias a ese principio.
  • Personas que tratan frente a alguien que, en el fondo odian o desprecian. No es que esa persona mienta o finja de forma consciente, simplemente, es incapaz de reconocer sus sentimientos frente a esa persona.
  • Personas que pregonan en redes sociales sobre sus ideales acerca del amor y la bondad, pero tratan a las personas de una manera contraria a lo que dicen.

Por qué las personas presumen de lo que no son

Es común que las personas amparadas bajo esta expresión presuman para defenderse de sí mismas. Lo hacen porque viven bajo una conciencia moral muy rígida, o un mandato externo que temen trasgredir. Por eso, presumimos de lo que no somos, sin que esa sea nuestra intención.

En la imagen, una pintura de un hombre sentado que se refleja en un lago contemplando su belleza. Dime de qué presumes y te diré de qué careces
Obra Retrato de Narciso del pintor Caravaggio. El vanidoso joven enamorado de sí mismo que muere ahogado, pero es convertido en una flor.

Para darnos cuenta que hemos puesto en marcha este mecanismo, simplemente es observar cuando enfatizamos o exageramos en las palabras y acciones.

En las redes sociales es muy común observar este mecanismo. Parece que hubiesen sido diseñadas para que las personas muestren algo que realmente no son. Por ejemplo, se muestran fotos sonrientes cuando realmente no lo están o presumen una vida que realmente no se pueden dar.

Actuar bajo esta lógica puede desencadenar una personalidad obsesiva. Pues para poder presumir algo que no eres, o pensar algo que no piensas, debes estar en alerta todo el tiempo. Debes, vigilarte todo el tiempo para evitar sospechas.

Quizá te interese leer: Origen y significado de la ley del Talión: “ojo por ojo, diente por diente”

También: Síndrome del Procusto, la tendencia a despreciar a la persona que sobresale